Descubriendo la Arquitectura Bioclimática

Aunque pueda parecer un término propio del siglo XXI, lo que verdaderamente representa la arquitectura bioclimática es muy posterior. De hecho puede afirmarse que este nuevo concepto de arquitectura está inspirado en aquellas antiguas culturas que aprovechando las condiciones climáticas del lugar aprovechaban construían viviendas que les permitiese obtener una mejor calidad de vida.

Descubriendo la Arquitectura Bioclimática4

Imagen de José Juan Sanz

De ese modo partiendo de la idea de que a pesar del desarrollo industrial y sus consecuencias negativas para la vida del planeta, todavía hoy existen culturas que siguen viviendo en armonía con el entorno natural que les rodea, la arquitectura bioclimática trata de recuperar esa antigua sabiduría. Por ello dentro de esa línea podemos intuir que este tipo de arquitectura está pensada para lograr un máximo confort con el mínimo gasto energético, aprovechando las condiciones climatológicas de la zona. Lo que sin duda, debe implicar un conocimiento de la buena utilización de todos aquellos elementos reguladores del clima sin olvidar las energías renovables. Una de los proyectos pioneros fue el proyectó inglés de una comunidad agrícola para 1200 personas. De ese modo podemos entender el motivo por el cual en cualquier proyecto de edificación se da máxima prioridad a elementos como cerramientos, instalaciones, revestimientos…etc.

Descubriendo la Arquitectura Bioclimática1

Imagen de José Juan Sanz

También tenemos constancia de que a mediados de siglo XIX, Sir Edwin Chadwick, investigó a fondo las condiciones de habitabilidad y salubridad tan penosas de los obreros británicos y es la base para la proyección de las primeras ciudades-jardín como el proyecto Letchworth. A pesar de la importancia de esta nueva alternativa, sabemos que hoy en plano siglo XXI, podemos afirmar que la mayoría de edificios construidos apenas se asoman al diseño bioclimático a pesar de la existencias de ayudas para esta clase de proyectos. Sobre todo en edificios que cumplen una función pública como escuelas, hospitales, bibliotecas…etc.

Descubriendo la Arquitectura Bioclimática5

Imagen de José Juan Sanz

En la mayoría de los casos se parte de un proyecto inicial que casi nunca se termina fielmente y donde pronto aparecen las primeras goteras, habitaciones cerradas sin luz solar, mala orientación, fallo en los cierres y ningún control climático entre otras cosas. Por ello para que un edificio se pueda considerar verdaderamente bioclimático se debe tener muy presente que el proyecto de construcción priorice en elementos que realmente consigan un ahorro energético o incluso pueda prescindirse de ella.

Descubriendo la Arquitectura Bioclimática3

Imagen de José Juan Sanz

Muchos de estos elementos son curiosamente aprovechados de conceptos que ya se utilizaban en las villas romanas como la orientación, el efecto invernadero o el aislamiento térmico. Por ello los edificios deben orientar sus huecos acristalados hacia el sur o hacia el norte para captar más radiación en invierno y menos en verano. Pero en zonas más calidad es necesario colocar los acristalamientos en el sentido opuesto de este modo la luz solar solo irradiará en las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde. Por otro lado se puede proteger a cualquier edificio del efecto invernadero protegiendo las ventanas con persianas alargadas en sentido vertical y en la cara inferior del muro. Para un aislamiento térmico será imprescindible la utilización de muros gruesos.

Descubriendo la Arquitectura Bioclimática2

Imagen de José Juan Sanz

 

Imagen de portada vía  José Juan Sanz

Déjanos Tu Opinión