Complementos Perfectos (Compañías que nos elevan)

Complemento

El ser humano es algo muy parecido a una esponja durante los primeros años de su vida, durante esa época solo absorbemos información, y todos esos pequeños datos que vamos absorbiendo y recogiendo a través de cada pequeño instante que vivimos es lo que nos va construyendo a ser lo que somos, se puede decir que somos lo que las circunstancias han hecho de nosotros, es decir, somos lo que vivimos. Por ello muchas de las cosas que creemos o consideramos como ciertas probablemente las podamos rastrear o remontar a cosas que nos han enseñado, que nuestro entorno ya sea familiar o social nos ha enseñado, y hay cosas particulares en las que todos estamos de acuerdo, ya que se ha llegado a un consenso social de que es lo correcto, y ya que todos vivimos en la misma sociedad, a todos se nos ha enseñado el mismo código y creemos lo mismo.

En este caso en particular hablamos de la creencia de la alma gemela, de ese amor incondicional que llegará un día para completarnos y ser felices. Esta enseñada nos es bombardeada desde niños a través de los ojos y los oídos, entre música y películas y también a través de consejos de los “adultos”. De manera que pasamos la vida esperando a esa media naranja que llegará para llenar nuestro vacíos y completar nuestra felicidad, ya que nos han convencido de que esa es la manera de vivir. Pero nos han hecho daño, esta creencia es un error y no deberíamos afligir nuestra existencia buscando que nos completen, ya que al no encontrarlo nos frustraríamos y deprimiríamos.

El Amor te complementa, TÚ ya estás completo.

Por lo tanto ahora que hemos crecido y que tenemos conciencia de mundo y de vida, debemos tomar una postura, y esta postura es de amor propio, es de buena autoestima, es de seguridad con uno mismo y de serenidad mental. Ya nosotros estamos completos, somos un ser único con mucho que ofrecer y no deberíamos necesitar que llegue otra persona a completarnos para que seamos felices, eso sería una carga muy grande para cualquiera, nadie debería ser responsable de tu felicidad más que tú mismo.

Es por ello que llegamos al punto de este artículo, el amor verdadero se consigue cuando conseguimos a esa persona que nos complementa, no que tiene que llenar nuestro vacío, sino que incrementa nuestro potencial, que resalta nuestras virtudes y nos hace ser mejores. Nuestro complemento perfecto, el verdadero amor, una compañía que nos eleva.

Déjanos Tu Opinión